Inicio
Técnica de la lactancia materna

El éxito de una lactancia materna depende, en gran medida, de la técnica (inicio, postura, horario,…) con que se realice. Aunque existen muchos aspectos que son discutibles, a continuación expresamos algunos consejos que pueden ayudar a lactar de forma adecuada.

Inicio

Una buena lactancia materna ha de empezar, en el hospital, lo más pronto posible, con el fin de estimular el inicio precoz de la producción de leche por la madre. La OMS-UNICEF recomienda un primer contacto entre el niño y el pezón materno en la primera media hora de vida, si es posible, para conseguir la puesta en marcha del sistema de lactancia.

Horario

Se dice que la lactancia materna no tiene horario, es decir que no conviene ajusfar de forma estricta la lactancia a un horario establecido. El niño pide alimentación cuando lo necesita y esto puede suceder cada dos o cuatro horas, de forma general, aunque también puede hacerlo con mayor o menor frecuencia. Es importante señalar que no siempre que el niño llora es por hambre, ya que puede estar manchado, tener frío o calor, o simplemente estar incómodo en una postura determinada. Pasados los primeros 5-7 días de vida, no existe razón alguna para despertar al niño por la noche para tomar.

Número de tomas

No existe un número determinado de tomas que deba efectuar obligatoriamente. Cada niño se regula de distinto modo pero, en términos generales, los primeros días suelen hacer unas siete u ocho tomas. Esta cifra va descendiendo progresivamente hasta que a partir del cuarto mes, y coincidiendo con el inicio de la alimentación complementaria, se reduce casi siempre a cuatro comidas al día.
Más importante que el número de tomas o la cantidad ingerida en cada una de ellas, es que la ganancia de peso sea adecuada.

Tiempo de lactancia

Cada niño lacta a una velocidad determinada. Hay niños más ansiosos y rápidos y otros más tranquilos o lentos. En nuestro medio siempre se dijo que el niño vaciaba cada pecho en diez minutos; sin embargo, es necesario no tomar esta recomendación al pie de la letra. El niño lactará entre cinco y diez minutos de cada pecho. Será la madre la que note cuando su pecho ya está vacío y debe cambiar de lado. Es conveniente que el niño expulse el aire deglutido entre uno y otro pecho y al final; ahora bien, si el niño se queda plácidamente dormido de modo inmediato tras la toma, despreocúpense de ésto.

Lado de inicio

Como norma general se recomienda empezar por el pecho con el que se finalizó la vez anterior, ya que el último pecho suele no terminarse en su totalidad. Incluso con relativa frecuencia observamos niños, por lo demás bien nutridos, que en cada toma sólo lactan de un pecho.

Postura

La postura del niño en el pecho es el punto más importante para obtener una lactancia materna con éxito, con buena producción de leche y sin complicaciones locales en las mamas de la madre.
La madre debe estar cómoda y tranquila, sentada con respaldo o, incluso, echada en la cama. El niño debe estar frente a ella, con la cabeza apoyada en el brazo de la madre y la punta de su nariz a la altura del pezón. Su labio inferior debe abarcar la areola inferior. Su boca abierta ha de posibilitar que el pezón entre y se apoye en su paladar.

La succión del niño no ha de ser dolorosa para la madre. En tal caso, será conveniente revisar la técnica ya que existirá algún problema con la misma.

Higiene del pezón

El pezón debe estar limpio y seco, aunque sin exagerar en sus cuidados. No recomendamos lavarlo con jabón ya que se eliminan  grasas y otras sustancias que lo protegen, apareciendo fácilmente las grietas e infecciones. Si la madre mantiene una higiene íntima adecuada (se ducha y cambia su ropa interior a diario), no es preciso lavar el pecho cada vez que se vaya a dar la toma. Al terminar conviene secar bien la areola y el pezón. También conviene usar parches de celulosa que mantengan seca la mama, absorbiendo la leche que rebosa entre las tomas.

Problemas con el pezón

Es frecuente la aparición de grietas dolorosas en el pezón que hacen francamente incómoda la lactancia para la madre. Las grietas aparecen por una mala técnica de lactancia, son pasajeras y se pueden curar en pocas horas. Tanto las grietas dolorosas, como las mastitis o inflamaciones de las mamas deben ser valoradas por el médico.

Algunas Etiquetas


regurgitaciones despues del parto,suero fisiologico,lanugo,tremulaciones,supresion lactancia materna,Cefalohematoma,tos recien nacido,Fototerapia,Supresion Lactancia,imagenes de suero fisiologico.

Tambien le gustara -