Inicio
Nevus y angiomas

Frecuentemente se observan en la piel del niño manchas de color rojizo de intensidad, tamaño y localización variable, pero ya visibles desde las primeras horas o días después del nacimiento. Se denominan nevus y son producidas por dilatación de los vasos sanguíneos; por este motivo se hacen más evidentes cuando el niño llora. Con frecuencia pueden verse en párpados y zona del entrecejo. Cuando esto ocurre casi siempre se acompañan de otro semejante en la nuca conocido tradicionalmente como “picotazo de la cigüeña”. Desaparecen lentamente en los primeros meses y sólo en circunstancias excepcionales como puede ser un tamaño excesivo, o localizaciones concretas, (rama del trigémino, línea craneal media, etc.), será necesario investigar patología asociada.

En la parte inferior de la espalda afectando a veces a las nalgas, puede localizarse en algunos niños una mancha de color azul pizarra que frecuentemente los padres interpretan como un hematoma producido por el personal del paritorio al reanimar al niño en el momento del nacimiento. En realidad se trata de un nevus y desaparece de forma gradual en los primeros meses o años de vida. También se denomina mancha mongólica, por ser más frecuente en la razas caucásicas y no tiene nada que ver con el mongolismo o síndrome de Down.

Algunas Etiquetas


regurgitaciones despues del parto,suero fisiologico,lanugo,tremulaciones,supresion lactancia materna,Cefalohematoma,tos recien nacido,Supresion Lactancia,Fototerapia,fiebre despues del embarazo.

Tambien le gustara -