Inicio

El recién nacido se caracteriza por sus grandes necesidades calóricas que al llegar a la primera semana de vida oscilan entre 120-130 calorías por Kg. La alimentación debe ser abundante y rica en proteínas, grasas y azúcares así como en vitaminas y minerales. Todas las necesidades nutricionales del neonato pueden ser cubiertas de forma satisfactoria con la lactancia materna como se explica en el capítulo dedicado a la alimentación. Unas horas después del nacimiento la temperatura corporal normal debe situarse muy próxima a los 36,9°C en la axila (se corresponde aproximadamente con 37,4°C rectal). El recién nacido, debido a su constitución, está predispuesto a la pérdida de calor; así, su superficie corporal es proporcionalmente mayor que la del adulto, y dispone de panículo adiposo escaso.

Los mecanismos que poseemos los humanos para refrigerarnos también son inmaduros en el neonato como sucede con la producción de sudor y posterior evaporación. La fiebre de sed puede ocurrir por no aportar líquidos suficientes en situaciones de pérdida excesiva a través del sudor como por ejemplo abrigarle demasiado. Una situación en la que se puede producir hipotermia es en el baño ya que en el agua el calor difunde mejor que en el aire. Baños cortos, secar bien al niño y procurar que la temperatura del agua se encuentre próxima a los 35°C dificultará las pérdidas de calor. Para evitar que el niño malgaste energías en mantener su temperatura corporal es aconsejable mantenerlo en una habitación con una temperatura ideal entre 21-23°C.

Algunas Etiquetas


regurgitaciones despues del parto,suero fisiologico,lanugo,tremulaciones,supresion lactancia materna,tos recien nacido,Cefalohematoma,Supresion Lactancia,Fototerapia,fiebre despues del embarazo.

Tambien le gustara -