Inicio
Lágrimas, conjuntivitis y obstrucción del conduto lagrimal

Inmediatamente después del nacimiento la comadrona instila un colirio antibiótico en los ojos del niño para evitar el desarrollo de infecciones que pudiera haber contraído al atravesar el canal del parto. Durante los primeros días de vida quizás pueda observar ocasionalmente secreción espesa afectando a párpados y pestañas. Proceda en estas ocasiones a limpiar los ojos con una gasa embebida en agua hervida o de manzanilla. Si, a pesar de sus cuidados, aumenta la secreción, puede estar iniciándose un episodio de conjuntivitis.

Cuando uno de los ojos lagrimea con frecuencia ante estímulos como la luz o el aire probablemente se esté manifestando una obstrucción del conducto lagrimal. Casi en el 75% de las ocasiones, la obstrucción remite antes de que el niño cumpla el 4°-5° mes. Tanto en la presunción de conjuntivitis como en la sospecha de obstrucción prolongada del conducto lagrimal debe solicitar ayuda al equipo de salud.

Por lo demás, no se extrañe si en los primeros días durante el llanto no se produce lagrimeo; ello no ocurrirá hasta pasadas 2-4 semanas.

Algunas Etiquetas


regurgitaciones despues del parto,suero fisiologico,lanugo,tremulaciones,supresion lactancia materna,tos recien nacido,Cefalohematoma,Supresion Lactancia,Fototerapia,fiebre despues del embarazo.

Tambien le gustara -