Inicio

El niño ya puede ser bañado desde los primeros días. No es imprescindible esperar a que se haya producido la caída del cordón umbilical siempre y cuando este se seque después adecuadamente. Enfrentarse al cordón umbilical es de las cosas que más asustan a unos padres primerizos; por ello, le dedicaremos especial atención un poco más adelante. En cualquier caso, es igual de correcto frotarle suavemente con una esponja y agua durante algunos días hasta que el cordón se desprenda.

No existe una hora idónea para el baño. Todas son excelentes. Lo que sí conviene es, en la medida de lo posible, adquirir el hábito de bañarle siempre a la misma hora y eso sí, antes de las tomas. Por ejemplo: antes de la última toma de la noche. El niño se puede bañar en cualquier habitación de la casa en que dispongamos de temperatura adecuada (entre 21°C y 23°C) y recipiente seguro (no muy profundo, estable y cómodo para maniobrar). Es muy importante cvjmpiukdi fa temperatura del agua. Lo óptimo son unos 35°C pero basta con intro-
ducir un poco nuestra mano y encontrarla templada. Antes de proceder a desnudar al niño y en general siempre que se le vaya a manipular con cualquier motivo, debemos lavarnos las manos y es conveniente desprendernos de anillos, sortijas, pulseras, relojes,… con los que podríamos dañar al niño inadvertidamente.

Tras quitarle el pañal y eliminar los restos de heces en caso de que estuviese sucio, se introduce al niño en agua templada para que esté sumergido mientras dura el lavado y reducir así el riesgo de enfriamiento. Es muy importante mantener al niño firmemente sujeto para evitar que se escurra. Basta con proporcionarle un lecho pasando nuestro brazo por la espalda y debajo de la axila izquierda de modo que el niño apoye la cabeza en el ángulo del codo y nosotros le agarramos su muslo izquierdo con la mano. Con la otra mano le limpiamos, fundamentalmente con agua. Al principio el jabón ni siquiera es imprescindible y de usarlo ha de ser líquido y en muy poca cantidad, pues la mayor parte de los jabones, incluidos algunos de los “especiales” para bebés, resecan la piel. Obviamente evitaremos que el jabón le entre en los ojos. Con muy poco tiempo en el agua es suficiente, aunque a medida que el niño crece suele gus-tarle “chapotear” y no hay inconveniente en prolongar el baño un poquito. En las primeras semanas, salvo que su bebé sea “melenudo”, tampoco el champú es necesario.

Algunas Etiquetas


regurgitaciones despues del parto,suero fisiologico,lanugo,tremulaciones,supresion lactancia materna,Cefalohematoma,tos recien nacido,Supresion Lactancia,Fototerapia,fiebre despues del embarazo.

Tambien le gustara -