Inicio
Cordón Umbilical

Sin duda el punto más problemático en los cuidados del recién nacido es el ombligo. Ese cordón umbilical gelatinoso situado en el centro del abdomen, de unos dos o tres cms. de longitud y sujeto con una tremenda pinza aterroriza tanto que algunos padres no se atreven ni a tocarlo. Y no hay peor error. En realidad, cuidar correctamente el ombligo es muy simple. Con la única precaución de habernos lavado previamente las manos, el ombligo puede y debe manipularse. Es preciso que se mantenga limpio, desinfectado y sobre todo, lo más importante, seco. Primero se limpian los bordes con agua (previamente hervida) o con suero salino y a continuación se seca perfectamente, sin miedo. Por último se aplica, mediante una gasita, un antiséptico. Salvo que en la maternidad o su pediatra por algún motivo le haya indicado algún otro, el mejor antiséptico umbilical es el alcohol de 70°.

En algunas ocasiones puede ser necesaria, pero es preferible evitar, la Povidona Yodada (BetadineH), pues se ha relacionado con la aparición de bocio. La Clorhexidina (Hibitanc*, Cristalmina*) retrasa la caída del cordón. El agua oxigenada es útil para ayudar a desprender una gasa que se haya quedado muy adherida pero produce un gran reblandecimiento de los tejidos y esto a nivel del ombligo es muy desfavorable; por ello no debe emplearse. Los polvos secantes de sulfamidas, tan empleados antiguamente, retienen humedad y ya no se usan. El mercurocromo no aporta ninguna ventaja en relación al alcohol y además su color rojo impide apreciar signos incipientes de infección.

Una vez limpio y desinfectado, lo fundamental para evitar que el ombligo se infecte (onfalitis) o cicatrice incorrectamente y se retrase su caída es que se mantenga seco. La mejor manera de conseguirlo es no usando aquellos farragosos envoltorios que nos pusieron a la mayoría de nosotros en torno al abdomen. Por tanto: fajitas de tela o gasa, ¡Prohibidas!. Ni siquiera es imprescindible dejar una simple gasita sobre el muñón umbilical. Basta con colocar la pinza hacia arriba y luego vestir al niño. En varones, al ponerles el dodotis conviene asegurarse de que el pene apunta hacia abajo pues así se reducen las posibilidades de que el pis alcance el ombligo. Efectuando correctamente la higiene del cordón umbilical, lo más normal es que éste se desprenda en torno al 8o-10° día. Por supuesto, en algunos niños puede caerse antes (ya el 4°-5° día) y en otros más tarde (14-15 días). Aunque en ocasiones el cordón persiste mas allá de los 15 días sin ser debido a ninguna patología, será precisa la valoración pediátrica del mismo a partir de ese momento o antes si presentase un aspecto blando, exudativo y sobre todo si aprecia mal olor.

Después de la caída del cordón se debe seguir aplicando un antiséptico durante 3-4 días más, hasta que esté completamente seco y no manche. Un error muy frecuente es dejar de limpiar el ombligo una vez que se ha desprendido el cordón. Esta zona, por sus recovecos, es muy propicia para que queden restos de suciedad o se retenga la humedad y a partir de ahí se produzcan lesiones cutáneas periumbilicales. Por ello es muy importante seguir limpiando y secando muy bien el ombligo tras la caída del mismo. A estos efectos suelen ser útiles los mismos bastoncillos empleados en la limpieza del pabellón auricular. Es común que los primeros días tras la caída del cordón el ombligo sangre un poquito. La sangre siempre es alarmante
pero en este caso no hay motivo. Este hecho es completamente normal.

Algunas veces, aunque el cordón ha llegado a desprenderse, la cicatrización no ha sido perfecta y se forma un granuloma que emite un exudado seroso. Es un pequeño contratiempo no grave pero que requiere su cauterización con nitrato de plata. También en ocasiones puede apreciarse que, en el lugar donde se insertaba el cordón, surge un pequeño abultamiento más acusado con el llanto. Se trata de una hernia umbilical que en la inmensa mayoría de los casos va a desaparecer espontáneamente pasados unos meses y que no precisa ningún tratamiento. Nada de fajas, esparadrapos o vendajes diversos.

Algunas Etiquetas


regurgitaciones despues del parto,suero fisiologico,lanugo,tremulaciones,supresion lactancia materna,tos recien nacido,Cefalohematoma,Supresion Lactancia,Fototerapia,imagenes de suero fisiologico.

Tambien le gustara -